martes, 12 de marzo de 2013

INVIERNO EN EL MONTE BURGUILLOS.

Como el ave que vuelve al lugar de donde partió poco después de nacer, vuelvo yo con vosotros después de un tiempo de estudio, vuelvo por que siento esa necesidad un poco egoísta tal vez de compartir lo que se ve, lo que se sabe o lo que se aprende, en fin, vuelvo porque es la naturaleza mi nexo de unión con todos vosotros, es un placer estar con vosotros.

Vuelvo en invierno, este invierno prodigo en lluvia, en agua y por lo tanto en vida, vida que se manifiesta en cada arroyo, en cada pradera, en los cielos.

 Cada charca bulle, anfibios, aves que se alimentan de ellos, juncos y eneas lustrosos.

Hierba fresca para el ciervo y la oveja, agua para la sed estival asegurada, sonido del agua brava sobre el lecho de chino rodadero, con fuerza la naturaleza se manifiesta poderosa, pronto será tiempo de renovación, de reencuentro, de dura lucha por la supervivencia, lucha dura y cruel convertida en belleza para el ojo humano, ojo de superpredador insaciable, naturaleza pura y dura, invierno en el monte Burguillos.